Entrevista a la directora de la escuela G-33 de Talhuán, Lilian Muñoz: “Lo que nos mueve es educar a los estudiantes como si fueran nuestros hijos”

Lilianmunos

Fue gracias a la formación de una banda escolar en la que participan estudiantes, ex alumnos y apoderados que la Escuela Básica G-33 de Talhuán ingresó a la Red de Escuelas Líderes en 2015. Con ese proyecto, titulado “Talhuán Educa y Entretiene”, lograron mejorar el autoestima y los resultados del Simce de sus estudiantes. Pero desde entonces el establecimiento ha hecho mucho más: integrar asignaturas, deshacerse de un basural, levantar un invernadero y crear consciencia en la comunidad.

Lilian Muñoz (55), directora y docente de esta escuela con 93% de índice de vulnerabilidad, asegura que esos procesos fueron posibles poniendo en práctica todo lo aprendido en los encuentros de la Red y fortaleciendo el proceso colaborativo, pero que ninguno de esos proyectos fue fácil. Sin embargo, “al final, todo sacrificio tiene su recompensa, porque el cierre del proyecto fue aún mejor de lo pensado y nos motivó para seguir trabajando de esta manera”, dice.

Para la directora, la formación valórica, deportiva, artística y cultural del establecimiento “es un todo que nos ha permitido mantener estudiantes contentos, comprometidos y exitosos en su ingreso a la enseñanza media”. Lilian recalca que “me enorgullece ser profesora, ayudar a las familias, verles como si fueran mi familia (…) Me enorgullece saber que Dios está a nuestro lado y que bendice a mis profesores, mis niños(as) y apoderados. Me enorgullece contar con un equipo joven comprometido, con asistentes que se tomen su rol con seriedad y responsabilidad. Me enorgullece escuchar que los alumnos de Talhuán son disciplinados y luchadores. Me enorgullece ver la banda instrumental tocar en los desfiles de la comuna, ver a pequeños desde 8 años tocar y marchar por su escuela. Me enorgullece cuando salgo a terreno a captar matrícula y escuchar a personas decir que saben que la escuela de Talhuán es una muy buena escuela”. Aquí, nuestra entrevista con ella.

¿Qué es, según tú, trabajar en red? 

“Es realizar un trabajo o actividades en conjunto con otros docentes y que permite conocer, compartir y aprender a partir de las distintas experiencias que llevan a mejorar los aprendizajes y que también ayudan o facilitan el realizar un trabajo de liderazgo eficiente”.

¿Cuál es la mayor dificultad y el mayor beneficio de trabajar en red?

“Dificultad, ninguna. Los beneficios son muchos, porque te capacitas con tus pares, conoces y compartes experiencias exitosas. Te insta a innovar, te dan herramientas para trabajar con los docentes en los establecimientos, te facilita la reflexión y la creatividad, te alienta a realizar proyectos novedosos y a fortalecer el trabajo colaborativo dentro de la Unidad Educativa”.

¿Cómo movilizas a tus docentes para que trabajen en red y para que generen comunidades de aprendizajes?

“Siendo yo la primera en ir adelante, no dando órdenes, sino mostrarles que soy parte del equipo, creyendo en las capacidades de mis colegas y darles las oportunidades para que pongan a disposición de la escuela sus habilidades, talentos, competencias, etc. Es importante dar confianza a los docentes y los espacios para que dialoguemos y reflexionemos. Es necesario prestarles apoyo y colaborar con ellos en el aula. A veces innovar crea cierto rechazo, pero si uno cuenta con un buen equipo y planifica dando valor a cada participante, sin dejar de lado a ningún(a) profesor(a) se logra vencer ciertos temores y, como se dice, todos se suben al carro con entusiasmo y compromiso”.

Cuando los estudiantes trabajan en conjunto, ¿cuál es el mayor beneficio?

“El mayor beneficio es que desarrollan o fortalecen habilidades para la vida. Sin duda, los contenidos a enseñar son importantes, pero el socializar, investigar, argumentar, etc. lo son aún más, ya que potencian a través de las actividades de trabajo colaborativo las diferentes habilidades ayudándose y apoyándose unos con otros”.

¿Qué hace que una escuela en contexto vulnerable decida implementar cambios en sus prácticas? 

“Creer que mis alumnos tienen el mismo derecho y oportunidades que los alumnos(as) de pueblos o de la ciudad. Es mi deber darles nuevas oportunidades de aprendizaje, se merecen eso y mucho más, mi anhelo es verles profesionales y con mis docentes estamos empeñados en que sean lo mejores, no solo dentro de la escuela, sino en la comuna, en la provincia, región, etc. Queremos que fortalezcan sus habilidades porque si alguno tiene problemas para leer, calcular u otro, puede tener habilidades para dibujar, diseñar, organizar, etc. La pobreza no es tema para no aprender, por lo contrario, es motivación para desear ser profesional”.

¿Cómo hacer a los estudiantes protagonistas de esos proyectos? 

“Presentándoles nuevos desafíos, depositando confianza en ellos y mostrándoles que se tiene altas expectativas de ellos. Hay que grabarles, tomarles fotos, hacerlos exponer, hacerlos que ellos propongan otras actividades, que ellos busquen soluciones, etc.”.

¿Por qué es importante hacer con que los estudiantes sean partícipes de los cambios en nuestra sociedad?

“Porque ellos deberán insertarse en esta sociedad y la única forma de hacer que ellos sean exitosos y que no vayan derecho al fracaso, es que sean habilidosos, colaboradores, respetuosos, generosos, luchadores, emprendedores, etc.”.

¿Cómo crees que podemos impulsar la innovación en las escuelas de Chile?

“Primero hay que entender que el aula y cuatro paredes no favorecen ni el aprendizaje ni la motivación de los estudiantes. El docente debe reflexionar, ser capaz de aceptar el cambio y hacerse partícipe de él. Lamentablemente aún hay docentes que creen que su deber es enseñar contenidos y no crecen como educadores. Por esto, es bueno que la evaluación docente incorpore dentro de la práctica el trabajo de proyecto y que se evalúe para que comprendan que hoy se necesita innovar.

Una forma es participar en Redes, tal como lo hacemos nosotros, instancias existen, solo hay que tomarlas y apropiarse de ellas. Sin amor no se logrará cambiar la mentalidad, pues lo que nos mueve es educar a los estudiantes como si fueran nuestros hijos”.

Texto por Amanda Marton.