Robert Swartz: “No queremos que nuestros estudiantes escuchen algo y lo sigan sin reflexionar”

El académico norteamericano y experto en pensamiento crítico fue el orador principal del X Seminario Internacional de la Red de Escuelas Líderes. Ante los cerca de mil asistentes al evento abordó estrategias prácticas para desarrollar esta habilidad en la sala de clases.

 

“Todo el mundo piensa, pero no todos lo hacen con el cuidado y la habilidad que deberían”, afirmó Robert Swartz, director del Center for Teaching Thinking y expositor principal del X Seminario Internacional de la Red de Escuelas Líderes, instancia que este año cumple su décimo aniversario y que es impulsada Fundación Minera Escondida, Fundación Educacional Arauco Fundación Chile y El Mercurio.

En el encuentro, Robert Swartz hizo especial énfasis en la necesidad de los distintos establecimientos educativos del país no hagan que sus estudiantes aprendan todo de memoria, sino que les entreguen las competencias para resolver los problemas por ellos mismos, que se les empodere en las destrezas del pensamiento, ya que de esta manera se entrega una herramienta que les servirá toda la vida. “No queremos que nuestros estudiantes escuchen algo y lo sigan sin reflexionarlo, queremos que puedan defender sus ideas”, afirmó el experto ante los cerca de mil asistentes al evento.

Esta aproximación fue respaldada por Alejandra Arratia, Coordinadora de la Unidad de Currículum y Evaluación del Ministerio de Educación, quien participó del panel de conversación junto al experto. Arratia invitó a la audiencia, a través de una historia, a realizar una transición desde un “pasar el contenido” a un “pensar el contenido”. “Las habilidades de pensamiento crítico no se enseñan el día viernes de 9:00 a 11:00 de la mañana. Son algo que debe permear todas las áreas del currículum”.

El pensamiento crítico a la práctica

El encuentro, que comenzó abordando los fundamentos del pensamiento crítico y creativo y su impacto en el aprendizaje, se transformó en un verdadero apoyo para los docentes y directivos asistentes, ya que Swartz entregó herramientas que pueden ser inmediatamente aplicadas. “Para los preescolares una buena idea es pedirles a los niños que se pongan en el papel de un personaje de un cuento que estén leyendo, preguntándoles qué harían en las distintas situaciones. En caso como estos, el pedirles que trabajen en grupos de forma colaborativa ha mostrado ser muy efectivo”, explicó el experto.

Para ilustrar de manera concreta de cómo aplicar el pensamiento crítico en la escuela, participó del panel de conversación César López, director del Colegio Roberto Matta de Quillota. Según López, el colegio optó por un sello artístico, “instaurando un proyecto donde los contenidos se aprenden con otros mecanismos didácticos”. De esta forma, los estudiantes de este colegio aprenden, por ejemplo, sobre la revolución francesa a través de una obra de teatro, lo que permite otro tipo de reflexiones que no se dan necesariamente cuando se anota en un cuaderno.

Escrito por Amanda Marton